Concurso ‘Leyendas inventadas del Manneken Pis’

01/08/2008 por 10:41

Tenemos ganador del concurso ‘Invéntate una leyenda sobre el Manneken Pis’. La iniciativa se lanzó en el progama de televisión ‘Nos vamos‘, en colaboración con Atrápalo, y se pedía a los concursantes que se inventaran la historia que explica el origen de este curioso símbolo belga.

Y vaya si se han inventado historias, algunas de ellas harían temblar a los mismísimos belgas.

Ros Muñoz Martín, de Barcelona, ha sido la ganadora y se lleva un viaje a Bruselas. Podrá conocer en persona al pequeño gamberro, inmortalizado haciendo pis en pleno centro de la capital belga.

Las leyendas de los otros participantes:

Carlos villa

En Bruselas todo el mundo tenía su huertecito en la parte de atrás de su casa. El padre de Manneken también. En su tiempo libre cuidaba su huerto con zanahorias, puerros, cebollas y sobre todo unas enormes y suculentas coles que eran la envidia de todos sus convecinos. Cierto año el tiempo vino torcido y apenas llovió. En al cara del padre de Manneken se reflejaba la preocupación. Manneken se decidió a intervenir. Había que salvar aunque fuera las coles. Y ni corto ni perezoso comenzó a regar las coles “a mano”, siempre que le venía la gana. Con los cuidados de Manneken las coles brotaron, pero apenas crecieron.

A falta de otra cosa que llevarse a la boca, la madre de Manneken recolecto las breves coles que habían nacido de los “esfuerzos” de Manneken.

Aquel duro año se salvó gracias a aquellos pequeños brotes. Conocida la historia todos los habitantes de Bruselas tomaron ejemplo, y agradecidos decidieron erigir un homenaje al “inventor de las coles de Bruselas que les salvo de la hambruna.

Habían nacido las coles de Bruselas.

Isabel Cristina Moncayo

Érase una vez, un pequeño rey que recibió su reino tan pero tan pequeño, que ni siquiera sabia ir al baño, así que para animarlo a aprender, le hicieron esta estatua.

Shanti Gonzalez

Hace unos cuantos años, un matrimonio y su hijo pequeño españoles que estaban trabajando en Bruselas decidieron venirse a pasar unos días a España y aquí en León tierra de buen comer y beber decidieron pasar sus 5 días de vacaciones, cuando se hartaron de comer y beber al 4º día, se dieron cuenta que ya tenían que estar de regreso para volver al trabajo, entonces decidieron salir de España en su coche a toda prisa y tardaron 2 días en llegar a Bruselas. No paraban ni a comer, sólo llevaban agua en su coche y solo bebían agua los 3, el niño tenía muchas ganas de hacer pis, pero sus papás no querían parar el coche para poder llegar al trabajo.

En cuanto llegaron a Bruselas estaban los 3 que reventaban y no llegaron ni a su casa, en medio de la calle se pusieron a orinar los 3, estuvieron más de media hora haciendo pis, llegó la policía y les pilló. Se quedaron viendo que el peque para lo pequeño que era no paraba de hacer pis. Les hizo tanta gracia, que siguiera haciendo pis, que en vez de multarles por causar estragos en plena vía publica, le dedicaron una ovación muy grande y le hicieron un monumento con una fuente, para recordarle ese día tan especial.

Alberto Oliva

Bueno, con respecto a la fuente de Bruselas…todo el mundo sabe que fue un monarca quien la mandó construir en un tiempo en el que Bélgica era azotada frecuentemente por grandes olas de calor, y su propio hijo, el heredero de la corona belga, propuso como solución a la escasez de lluvia para poder regar las cosechas que todo habitante del país orinase sobre las cosechas (todo esto dicho desde la perspectiva e imaginación de un niño). Esa solución le hizo mucha gracia al monarca que por aquel entonces reinaba, y en consecuencia mandó construir dicha estatua de un niño orinando, que es la estatua de su hijo.