30.12.11

0

¡Que levante la mano quien no haya probado un vino andaluz!

Escribe tu comentario Deja tu comentario

Es complicado resumir en pocas líneas qué es el vino. Describir un sabor, un tacto, un cuerpo que tienen tanta personalidad y tan diversa como botellas, vasos y momentos hay.

Y lo que nos llega a los labios es sólo una gotita cargada de historia, cultura y tradición. Y Andalucía nos lo puede explicar muy bien.

Y es que el sol, el clima y el suelo andaluces se entienden de maravilla con el vino. Por eso Andalucía posee una tradición milenaria en el cultivo de la vid y en la elaboración de vinos de gran prestigio y fama en todo el mundo.

Existen seis Denominaciones de Origen en Andalucía: Condado de Huelva (1933), Jerez-Xérès-Sherry (1933), Manzanilla de Sanlúcar (1964), Málaga (1933), Sierras de Málaga (2001) y Montilla-Moriles (1985).

Eso lo oficial, como también las 13 indicaciones geográficas protegidas (Vinos de la Tierra), pero en Andalucía se conocen varios vinos históricos, sin denominación de origen, pero muy populares. Podrían sonarte la Tintilla de Rota, el Pajarete y el Moscatel de Chipiona, Mosto del Aljarafe…

Y Andalucía sabe explicar todo lo que lleva esa gotita de vino, toda esa denominada “cultura del vino”, recogida en bodegas, rutas, festividades, el tradicional proceso de la vendímia, o museos que lo resumen un poco todo, como el Museo del Vino “Misterio de Jerez”, con interesantes fondos documentales y fotográficos que complementa con impactantes efectos audiovisuales.

Ah, y el vino, por supuesto, es sólo un trocito de todo lo que es Andalucía: Sierra Nevada, historia, cultura, parques de ocio, escapadas rurales…

Tags: ,
Clasificado en Viajes